Creer en mi cuerpo, en  mi respiración,  en la compañía de mi hermano como aliado de este sueño, hizo que este viaje sea el paso para seguir afirmando hacia donde voy con Bicíclica.
mi primer bikepacking
Tumbaco al Cotopaxi en 4 días 3 noches
100km. Elevación: 2500m ganados y 1652m perdidos

Este viaje fue planeado junto a mi hermano siendo el la cabeza del viaje, enseñándome a mapear, mirar a detalles nuestra ruta,  calcular nuestro alimento para el trayecto,  guiándome en llevar lo justo y necesario en mis alforjas.

El día de la salida, sahumee con palo santo nuestras bicis,  llevando un tabaquito para ofrendar al Taita Cotopaxi, salimos del nido con la bendición de la madre y la foto de inicio que no podía faltar.

Los primeras pedaleadas son para calentar el cuerpo y el corazón hacia la aventura, el Ilaló nos recibió con sus aguas y su tierra mojada, en una gran subida entendí que empujar la bici es parte del camino. Un pequeño descanso para recargar fuerzas y continua la ruta.

En Sangolquí, Barrio Selva Alegre, almorzamos en un super restaurante BBB que llenó nuestro  tanque de energía hasta llegar a La Moca, creo que fue la travesía más dura con sus empinadas subidas y la lluvia que nos acompaño en el último tramo.

Pero todo tiene su recompensa al llegar a La Moca, entre el cansancio y el preguntarnos donde vamos a dormir, Lourdes nos saluda desde la ventana de su casa; Yo le pregunto si podríamos acampar en su patio, ella dice: ¡ Venga adentro, aquí en mi salita pueden dormir ! Nos invitó a cenar con ella, hizo para todos una rica sopita con papas, compartimos la mesa  junto  a  sus dos guaguas y su sobrina,  que nos miraban con cara de curiosidad y risas tímidas.

Nosotros ofrecimos unas galletas Amor para el postre.

Al día siguiente Lourdes se levantó bien temprano, ya que su esposo va ordeñar las vacas a las 4am; nosotros nos levantamos a las 6am. Cuando todo quedo listo para salir se despidió con una coladita y diciendo : ¡ Volverán a visitar a la vuelta!

En le patio de Lourdes
Lourdes

Esa mañana era el día para llegar al Cotopaxi, un trayecto fuerte pero con el corazón agradecido por la hospitalidad y amor de Lourdes.

Pedaleando un gran trayecto hasta llegar al Control Norte “ El Pedregal” sintiendo en el camino como iba subiendo la altura , agüita de panela y chocolate a la mano.

Entrando al Parque Nacional Cotopaxi. Control Norte " El Pedregal"

Y así, después de registrarnos a la entrada, nos faltaban los últimos 20km para llegar a nuestro de punto de camping cerca de la laguna Limpiopungo.

Gracias , gracias , gracias querido Coto por recibirnos, por dejarte ver un rato, apreciar tu presencia, tomar de tus aguas y dormir a tus faldas.

Volcán Cotopaxi
Camping en Limpiopungo

Al día siguiente le dimos la vuelta a la Laguna Limpiopungo, recargando nuestro espíritu con agua pura que conseguimos cerca de la laguna.

Alrededor del medio día nos alistamos camino al Hostal donde nos esperaba el resto de la manada, les dimos una sorpresa al llegar antes de los esperado.

Familia

Hay tantos detalles por contar, pero aquí en pequeños pasos detallo lo que aprendí con este primer bikepacking:

  • GAIA fue la aplicación móvil que nos ayudo a marcar el trayecto, junto a google maps.
  • Llenarte de información sobre el lugar que vas a visitar, su clima, posibles rutas, inspirarte de personas que ya lo han hecho como los Taraumara abriendo rutas y contando también su experiencia.
  • Tener lista tu bici, por lo menos probada unos días antes con carga , la mía es vieja escuela (básica) , así que necesito unos cuantos arreglos para sentirme segura. ¡ Qué viva la Colorada !
  • Hacer una lista de comidas según los días de pedaleo, también de ropa – herramientas de bici – tecnología y que nunca te falte agua! Es lo mas vital!
  • Aprender mecánica básica. – Me falta aún, pero aprendí a cambiar la llanta y hacer bien los cambios de mi bici para que no se dañara mi desviador delantero, mi bici es vieja escuela y necesita que la trate con amor y paciencia. –
  • No dudes de tu cuerpo, es tan sabio que te llevara a donde quieras ir.
  • Respira profundo en cada subida y canta en cada bajada.
  • Agradece.